En el lado equivocado de la vía

Qué extraño volver a casa
Después de un tiempo
La foto de la orla, el birrete ridiculo presidiendo la entrada
El orgullo familiar
Qué extraño.

Que mi madre me pida quitarme las botas para no hacer ruido
Es tarde
La nevera llena
La calefacción en marcha
Qué extraño.

La obsesión de mi madre de que salgamos ardiendo en mitad de la noche
Que mire la vitroceramica
Casi lo había olvidado
Qué extraño.

El cuadro de la iaia muerta
La rosa muerta
Blanca, cada vez más gris
La foto de una hermana que ya no está
Qué extraño.

Los cajones
Prohibido abrirlos, asoman los fantasmas
Brotan de ellos los recuerdos
La primera prueba ortográfica de la facultad
69 faltas
Qué extraño.

Extraña yo
Estoy en casa, pero ya no
Extraño el desarraigo
Y yo soy tan pequeña
Extraña yo, en tierra de nadie.

Podría ser peor, Alberto Acerete

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Síguenos