Comunicado: Justicia y espacios seguros

Poscultura se creó como espacio en el que dar voz a quienes no la tienen. Mejor dicho, a quienes se les niega tenerla. Empezó siendo un medio en el que escribíamos porque nadie más nos daba la oportunidad de hacerlo y, antes de cumplir un mes, nos dimos cuenta de que era mucho más que eso. Los textos que llevamos publicando estos más de tres años están firmados por gente que se veía ignorada, que hablaba de la violencia sufrida y del dolor y la indignación que eso les provocaba.

Nos dimos cuenta de lo importante que es tener un espacio en el que hablar, gritar, llorar y abrazarse. Nos dimos cuenta de lo importante que era Poscultura para nosotros más allá de lo que nosotros mismos hacíamos. Nos ha cambiado, nos ha dado amigas y amigos que nos han mostrado nuestros privilegios, nos han ayudado a compartirlos y nos han hecho ver lo importante que es todo el mundo que pasa por esta web.

Por eso no vamos a callarnos. Nos negamos a obviar lo que está pasando, ser cómplices de asesinos, homófobos, machistas, tránsfobos, violadores y fascistas.

Este texto es la única forma que encontramos de posicionarnos y dejar claro que estamos contra ellos porque estamos con vosotras y vosotros. Que os queremos y estamos aquí para recibir iniciativas, testimonios, actos y textos de todo tipo. Que vamos a daros espacio en este espacio, que queremos hacer de Poscultura lo que queremos ser como personas.

Que nos podéis hablar únicamente para desahogaros.

Que, otra vez, os queremos.

Poscultura es un espacio seguro y queremos hacer todo lo que esté en nuestra mano para que, vayáis donde vayáis, os sintáis en un espacio seguro.

En definitiva, justicia para Samuel, justicia para todas y todos, quienes sufrieron y sufren. Para que nadie más sufra.

Por cierto, ¿os lo hemos dicho ya?

Os queremos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Síguenos