Desde una isla brumosa

Espero hasta llegar a Ibiza para abrir el libro. Tengo trabajo en vacaciones, con el fin de acumular dosis diminutas de posibilidades de futuro. Cada cápsula de futuro es un deseo torcido, como un pino. Ibiza es un pinar. Si alguien encendiera un fuego y si ese fuego rompiera el diminuto cristal del control: todo ardería. Tras escribir esto, es probable un 5% probable, un 28% probable, un 1,2% probable que una redacción descuelgue el teléfono y quiera contar con el “trabajo de nuestras manos”. Nadie contempla lo exacto. Es cierto, se detienen en las prendas que cada uno viste, en las curvas de la carne. Pero si alguien quisiera mirar y entender la imagen: un chico, un libro, una futura reseña. Quizá lo hiciera con menor altivez.

Ser artista y no producir, esa es la cuestión del arte contemporáneo: la desaparición de la obra.
(Daniela Franco)

Mario Montalbetti escribe en él que la distancia cero entre el significante y el significado es la época visual, en oposición al pensamiento conceptual, esto me enfada. Cierro En una orilla brumosa y sorteo a un montón de personas tumbadas en toallas de hotel. Puedo saborear el brillo de sus pieles bajo la crema. Han venido a lo mismo que nosotros: Gastar mucho dinero en poco tiempo tratando de divisar algo que bien parece una proclama sobre que la vida es esto. En Ibiza todo cuesta más, todo está hecho para la momentaneidad del goce, para lo obsceno de saber que se tiene lo suficiente y que por esa razón se está presente. Escribe Hito Steyerl que la autonomía tiene varios significados diferentes. Como si un caleidoscopio de distintas formas, con minúsculas lentes proyectadas hacia infinitos lugares encontraran una nueva definición capaz de acorralar a un fenómeno o a una idea.

V1: Cuando vuelva con vida, traerá pruebas.
V3: ¿Cuáles?
V1: No sabremos hasta que las veamos.
(Eugenio Tisseli)

La idea de ir a Ibiza surgió por omisión. Queríamos reunirnos toda la familia en algún lugar y yo me negué en rotundo a contemplar las imágenes de los neonazis en Polonia. El bombardeo mediático del auge de la extrema derecha polaca genera el asco, pero no la acción. Nadie levanta la mano, tan solo contempla la imagen como si fuera una película snuff. Algo que puede detenerse si la mirada no se dirige hacia allí.

– ¿Dónde estás?
-Delante de ti.
-Solo veo mi pantalla.
(Alicia Kopf)

No es una antología de ensayo, ni de cuento, tampoco de poesía. Su nombre no es una metáfora: es exactamente una orilla brumosa. En ocasiones, los meandros se ensanchan de tal manera que difícilmente es posible avistar el otro lado y parece que, antes de que empiece el camino, ya uno ha vivido el naufragio. Aparece la pérdida, como si previo a la lectura y despojado de todo prejuicio, fuera esta la primera lectura. Sin embargo, entre sus sinuosas curvas acuden al encuentro las playas de arena blanca y cieno. La barca queda varada por la sorpresa de aquellos nombres que antes no estaban conectados: Cecilia Miranda, Olivia Teroba, Eugenio Tisseli. Busco sus imágenes, sus edades, si repiten algún gesto, si han dejado entre todas las huellas digitales en algún rincón su voz.

LONG RICHARD: Sibila protección es segura siempre que Sibila que se posea demuestre su utilidad a través de formas de trabajo asignadas abiertamente.
LOUW ROELOF: ¿Para qué es?
MCLEAN BRUCE: Sibila eliminación de Sibila medios de subsistencia visibles dificulta descifrar Sibila que es trabajo y Sibila que no es trabajo.
(María Fusco)

Juan Cárdenas, Daniela Franco, María Fusco, Ariel Guzik, Alicia Kopf, Úrsula K. Le Guin, Stanislaw Lem, Cecilia Miranda, Mario Montalbetti, Redes Comunales Mixes + Yásyana Aguilar Gil, Hito Steyerl, Olivia Teroba, Eugenio Tisseli. Todxs enfermxs. Enfermo teórico, enferma de piel dulce, enferma de sal, enfermo cetáceo, enferma de píxel, enfermo de parábola, enferma corneal, enfermo crónico, enfermxs contagiosxs, enferma aburguesada, enferma de savia, enfermo de futuro. ¿Los reunirán a todos? ¿a los vivos, a los muertos? Quizá en una librería o en un salón de actos de otro nuevo museo de los afectos de arte contemporáneo. ¿Se habrán leído entre ellos? ¿Se proferirán frases lapidarias o, por el contrario, no se tomarán muy en serio? ¿Sabrán que en muchas de las cosas fundamentales no están de acuerdo? ¿En qué idioma aprendieron a dar las gracias? ¿A pedir perdón?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Síguenos