El cuento del Hip Hop

Hip Hop

Recuerdo que las lejas del salón de mi primer piso de estudiantes estaban llenas de botellas de cerveza que escondíamos cuando nos visitaban los padres de alguno de los cuatro que vivíamos en esa casa. Después, mientras uno despedía a sus padres, el resto volvía a colocar los botellines en su trono pertinente. Con el tiempo abandoné mi oda a la cerveza y los cómics, libros y CD’s empezaron a ocupar el sitio que antes ocupaba el alcohol.

Nunca bebí whisky con hielo mientras escuchaba jazz de fondo pero sí hablaban de ello muchos de mis discos de rap español. Entre vientos en las instrumentales y menosprecios a otros géneros musicales, el Hip Hop de este país fue creciendo – repitiendo errores – hasta convertirse en algo parecido a una escena de personas mayores que se lame sus heridas culpando al resto por sus fracasos. Algo así como Clint Eastwood limpiando su fusil mientras masca tabaco en el porche de su casa y se queja de que el barrio se ha llenado de inmigrantes.

Y a falta de un guión como el de Gran Torino, el Hip Hop español se excusaba diciendo que nunca sonó en las radios porque hacía pensar demasiado a los niños y eso nunca le ha interesado a las élites. La excusa ‘orweliana’ siempre viene acompañada de una reivindicación sobre la pureza del mensaje que solía tener el género hace muchos años y lo denostado que esta ahora. Culpa de los milennials y los influencers, dicen.

¿Y si ese ha sido siempre el problema? ¿Y si el Hip Hop no es más que un cuento que contaron unos señores para vender discos? ¿Y si siempre ha tenido voz gente que no entendía muy bien que era el rap? Quizá el rap lo hayan matado los periodistas musicales criados en la Motown, fans de PNL pero incapaces de nombrar cinco canciones suyas sin videoclip. Hace tiempo que me salí de ese saco y ya no sé en cuál estoy ahora. Pero en esta especie de crísis existencial solo tengo claro que la música rap es ante todo música; y no todo vale. La música cambia, evoluciona, se mezcla y la variedad es lo que hace grande a un género. Así que será mejor que dejemos de excusarnos en lo mal que nos tratan los demás cuando ni nosotros mismos sabemos de qué va este juego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close

Síguenos